Respuesta a

preguntas clave

Debido al interés despertado por COLNATUR en el ámbito sanitario, hemos pensado que sería conveniente dedicar un espacio a los profesionales que deseen conocer más a fondo su funcionamiento, exponiendo los argumentos científicos que responden a las preguntas clave que puedan hacerse en relación a este eficaz nutriente.

1 ¿El colágeno es asimilable?

Uno de los argumentos más utilizados en contra del uso terapéutico del colágeno oral  es la estructura molecular del colágeno tisular o nativo (tal como se encuentra en los tejidos animales), molécula muy larga y compleja, prácticamente indigerible por el aparato digestivo humano. Sin embargo, COLNATUR, así como muchos (no todos) los suplementos en base colágeno que se comercializan, no contiene colágeno nativo sino colágeno hidrolizado, es decir, colágeno que ha sido previamente predigerido mediante hidrólisis (en el caso  de COLNATUR enzimática, con peptidasas como las que utiliza el sistema digestivo humano), de manera que el producto es en realidad un caldo de oligopéptidos (cadenas de pocos aminoácidos) cuyo  peso molecular medio oscila entre 2.500 y 3.500 Daltons.

Tomado vía oral y, una vez sometido a digestión, el colágeno hidrolizado se fragmenta en aminoácidos (AA), perfectamente capaces de atravesar la barrera intestinal y, vía sangre, alcanzar los tejidos y actuar como nutriente. Esta hipótesis, fácilmente entendible desde el punto de vista bioquímico, ha sido además probada mediante marcadores radioactivos en ratas (Oesser 1999. Alemania), sometiendo COLNATUR a un simulador de aparato digestivo humano (Zeijdner 2002. Instituto TNO Holanda) y también midiendo el incremento de la concentración de un AA característico  del colágeno (hidroxiprolina) en sangre, tras la ingesta de colágeno hidrolizado (Iwai 2005 y Ichikawa 2010. Japón), entre otros estudios.

2 ¿Son efectivos estos productos? ¿Cómo actúan?

El colágeno hidrolizado oral es un nutriente, un suplemento que aporta, por vía digestiva y circulatoria, los AA propios del colágeno, facilitando a las células especializadas en la síntesis  de esta proteína, el tiempo y la energía que requiere este proceso. El resultado es la regeneración del colágeno tisular, así como de todo el tejido colagienoso. Esta regeneración es temporal porque, con los años, la resorción (destrucción de tejido)  acaba imponiéndose a la síntesis. Sin embargo, la ingesta continuada de colágeno hidrolizado oral, permite alargar el tiempo en el que estos tejidos se mantienen en buen estado y, por tanto, la calidad de vida de los pacientes y consumidores que lo toman diariamente en la cantidad recomendada.

Durante mucho tiempo, el colágeno fue considerado una proteína de bajo valor biológico, prescindible en nuestra dieta, debido a su bajo contenido en AA (aminoácidos) esenciales (aquellos que nuestras células no pueden obtener transformando otros AA, por lo que necesitan extraerlos directamente de una fuente alimentaria). El descubrimiento de los AA esenciales condicionales, aquellos que no son esenciales para los tejidos en buenas condiciones pero que pasan a serlo para las células envejecidas o en fases de estrés celular (“Dietary Reference Intakes”. Food and Nutrition Board. Institute of Medicine of the National Academies.The National Academies Press 2005), cambió totalmente la percepción que ahora tenemos de esta proteína. Porque el colágeno contiene, además del 16% de AA esenciales, un 60 % de AA esenciales condicionales, lo que hace que, para determinadas situaciones y grupos de riesgo sea imprescindible suplementar la dieta con esta proteína, en su forma asimilable.

En la práctica, esto implica que una persona joven, con una dieta equilibrada, que no someta sus tejidos a un desgaste excesivo ni padezca una enfermedad que afecte a tejidos colagenosos, no necesita tomar un suplemento de colágeno asimilable. Sin embargo, a partir de los 25-30 años, nuestras células empiezan a ver reducida gradualmente su capacidad de sintetizar colágeno, de manera que anualmente perdemos un 1,5% de colágeno tisular. A los 45-50 años, los efectos de la pérdida de colágeno tisular ya son visibles: molestias y dolor articular (artrosis), pérdida de masa ósea (osteoporosis), arrugas y envejecimiento dérmico, entre muchos otros.

Esta pérdida también puede producirse tempranamente en los tejidos articulares y músculo-tendinosos de los deportistas o personas que practican ejercicio físico regularmente, ya que han sometido estos tejidos a un desgaste excesivo y prematuro. También tienen este origen muchas de las gonartrosis características de las personas obesas, por la presión excesiva que el sobrepeso comporta para la rodilla.

En los grupos de riesgo que hemos citado (personas a partir de 40-45 años, deportistas, quienes practican ejercicio físico regularmente o personas con sobrepeso) el aporte, vía oral, de los AA propios del colágeno, facilita a las células generadoras de tejido colagenoso la labor de transformar AA procedentes de otras proteínas en los AA propios del colágeno, que estas células necesitan para elaborar colágeno tisular. Este ahorro de tiempo y energía es el que permite que el “turnover” se decante hacia la síntesis (elaboración) y no hacia la resorción (destrucción) de tejido, lo que en la práctica se traduce en la regeneración de los tejidos colagenosos. Esta función también es importante para ayudar a reparar los tejidos colagenosos sometidos a lesiones o fracturas, o a tratamientos e intervenciones quirúrgicas, estéticas o de implantes.

3 ¿Qué relación hay entre la toma de un colágeno hidrolizado (CH), como COLNATUR, y la artrosis?

El colágeno constituye el 67% del peso seco del cartílago y el 86% del de los tendones. La estructura de todos los tejidos de la articulación (cartílago, ligamentos y tendones, además de los propios huesos) está formada por fibras de colágeno, que les proporcionan resistencia y flexibilidad.

Con el paso de los años y otros factores como el sobreuso, el sobrepeso o los traumatismos, el colágeno que conforma el cartílago se deteriora. Como resultado, éste tejido pierde progresivamente su grosor y consistencia, degradándose, lo que provoca que las epífisis óseas rocen entre sí y se genere dolor. Este proceso erosivo dura años. Empieza originando molestias intermitentes y puede acabar siendo muy doloroso e invalidante. Es lo que conocemos como artrosis.

La artrosis es la enfermedad articular con mayor prevalencia en la población adulta, cuya incidencia aumenta con la edad. Su gravedad se debe a que es crónica, degenerativa, dolorosa y compromete seriamente la movilidad y la calidad de vida de las personas que la padecen. Presenta gran incidencia entre los deportistas, los mayores de 45 años, en especial las mujeres, y las personas con sobrepeso (por sobrepresión del cartílago de las articulaciones inferiores) o sedentarias (por desnutrición articular ocasionada por la falta de movimiento).

La toma diaria de 10 gramos de CH contribuye a la nutrición y  regeneración temporal del cartílago y del resto de tejidos colagenosos que intervienen en la articulación, disminuyendo o eliminando el roce de los huesos durante el movimiento y logrando la reducción o total desaparición del dolor articular durante años.

Las consecuencias de la pérdida de colágeno relacionadas con la edad se manifiestan antes en la mujer, debido a que la disminución de los niveles hormonales asociados a la menopausia aumenta la dificultad de las células para sintetizar colágeno tisular, con lo que su pérdida se acelera ostensiblemente. Ello explica porqué la incidencia de la artrosis y la osteoporosis es más elevada en las mujeres y porqué los ginecólogos han comprobado que la toma de CH es de gran ayuda para sus pacientes, desde la premenopausia. Así, la AEEM (Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, entidad sin ánimo de lucro formada por médicos ginecólogos, endocrinólogos, medicina general, etc. y enfermería), tras valorar los estudios disponibles, declaró COLNATUR como un producto recomendable para sus asociados.

AEEM

4 ¿Qué relación hay entre la toma de un CH, como COLNATUR, y la osteoporosis?

Aunque la osteoporosis se suele relacionar más bien con la pérdida de calcio del hueso, es importante recordar que la matriz ósea está formada por una malla tridimensional de colágeno. Los huesos de los recién nacidos apenas contienen calcio, a pesar de los cual, su matriz de colágeno los hace muy resistentes y flexibles; durante la lactancia, la leche materna o maternizada aporta las sales cálcicas que se fijan a la malla de colágeno óseo, endureciéndola.

Durante la infancia, la calcificación se completa con el calcio aportado por otros alimentos. Sin embargo, al llegar a los 45-50 años la pérdida de colágeno óseo ya es notable, con lo cual las sales cálcicas fijadas en las zonas de unión de los tropocolágenos (monómeros de las microfibrillas de colágeno) se van desprendiendo y el hueso se va descalcificando progresivamente. Por eso, por mucho calcio que se ingiera con la dieta, si los huesos no tienen una matriz de colágeno en condiciones, este calcio se perderá y la osteoporosis seguirá avanzando.

Tal como comentábamos en el punto anterior, las consecuencias de la pérdida de colágeno relacionadas con la edad se manifiestan antes en la mujer, debido a que la disminución de los niveles hormonales asociados a la menopausia aumenta la dificultad de las células para sintetizar colágeno, con lo que su pérdida se acelera ostensiblemente. Ello explica porqué la incidencia de la artrosis y la osteoporosis es más elevada en las mujeres y porqué los ginecólogos han comprobado que la toma de colágeno hidrolizado es de gran ayuda para sus pacientes desde la premenopausia. Así, la AEEM (Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, entidad sin ánimo de lucro formada por médicos ginecólogos, endocrinólogos, medicina general, etc. y enfermería), tras valorar los estudios disponibles, declaró COLNATUR como un producto recomendable para sus asociados.

AEEM

5 ¿Qué relación hay entre la toma de un CH, como COLNATUR, y el envejecimiento dérmico?

El colágeno se ha utilizado durante muchos años en cremas y tratamientos de belleza. Sin embargo, la nutrición más efectiva de la piel es la que se produce vía oral.

Recordemos que la dermis, la capa central, más gruesa y activa de la piel, debe sus propiedades a las fibras de colágeno (95% de su peso seco) y elastina (3% de su peso seco), ambas de composición muy parecida, que forman la red tridimensional que la mantiene tersa. Cuando, debido al paso de los años, el colágeno y la elastina de la dermis se pierden y deterioran, la piel pierde su grosor y tersura, y aparecen las arrugas y la flacidez.

La toma diaria de 10 gramos del CH COLNATUR contribuye a disminuir el grosor, número, profundidad y longitud de las arrugas dérmicas, y al mantenimiento de la tersura de la piel, como lo prueban los estudios clínicos y otros estudios científicos.

6 ¿Cómo puede ayudar la toma de CH a prevenir o tratar enfermedades y problemáticas tan diferentes?

Aunque es entendible un cierto recelo hacia un producto que podría parecer un “curalotodo”, no debería sorprendernos si tenemos en cuenta que el colágeno es la proteína más abundante del cuerpo humano (un tercio de la proteína total es colágeno) y que se encuentra profusamente extendido por el mismo. Su función es aportar resistencia y flexibilidad a todos los tejidos que lo envuelven y protegen (piel y tejido conjuntivo que envuelve y protege órganos internos y músculos) y al sistema osteoarticular, que le da forma y mantiene en pie: cartílago, ligamentos, tendones, discos intervertebrales, así como córnea, dentina y paredes de vasos sanguíneos.

Con el paso de los años o el desgaste prematuro ocasionado por el sobreuso, a medida que estos tejidos pierden su estructura de colágeno, se deterioran originado enfermedades degenerativas osteoarticulares, como la artrosis y la osteoporosis, la pérdida de resistencia ante traumatismos, lesiones ligamentosas y músculo-tendionosas, así como al envejecimiento dérmico, entre otras muchas alteraciones.

Por tanto, no debe sorprendernos que la ingesta diaria de 10 gramos de un CH puro, como COLNATUR, suponga una ayuda alimentaria de primer orden para prevenir y tratar enfermedades osteoarticulares relacionadas con la pérdida de colágeno, como la artrosis y la osteoporosis, aumente la resistencia a padecer traumatismos y lesiones ligamentosas y músculo-tendinosas, así como el envejecimiento dérmico, entre otras muchas problemáticas relacionadas con la pérdida del colágeno tisular.

7 ¿Los beneficios que experimentan las personas que toman CH son reales o resultado del efecto placebo?

Creemos que los argumentos que hemos expuesto anteriormente justifican sobradamente que las personas que padecen trastornos relacionados con la pérdida de colágeno perciban una clara mejoría con la toma diaria de 10 gramos de COLNATUR. Sin embargo, podría pensarse que el éxito obtenido por el producto sea resultado del efecto placebo.

Es obvio que puede producirse un cierto efecto de sugestión en un determinado porcentaje de consumidores cuando empiezan a tomar un nuevo suplemento. Este es el motivo por el cual, los estudios científicos rigurosos utilizan siempre un grupo control o testimonio que toma placebo (substancia inactiva, distinta de la testada) a doble ciego (es decir, ni el médico ni el paciente conocen si el paciente está tomando el producto a testar o el placebo), de manera que los resultados se miden como el incremento de la mejora obtenida por el producto testado respecto a la mejora lograda por el placebo.

Sin embargo, el efecto placebo sólo dura un tiempo ya que normalmente, a medio plazo, el consumidor deja de percibir los falsos beneficios producidos bajo este efecto y deja de tomar el producto. Esto ocurre a menudo con productos que se presentan al mercado con un gran apoyo de marketing y publicidad, cosechan un gran éxito porque el consumidor desea conseguir los resultados que le “venden” pero, en cuanto la publicidad cesa, las ventas caen porque el consumidor no repite. Por el contrario, el éxito de COLNATUR se ha basado en la potencia de sus resultados. Cuando se lanzó al mercado hace seis años, Protein,S.A. era una empresa industrial con una gran experiencia (más de 30 años) en el sector de los colágenos hidrolizados alimentarios, pero que nunca había elaborado ni comercializado un producto dirigido directamente al consumidor.

Tras 10 años de rigurosos estudios y de comprobar en su entorno los beneficios del producto, en el año 2009 decidió comercializarlo. El desafío era enorme porque ni el consumidor, ni el profesional sanitario, ni el farmacéutico conocían la marca, ni la empresa, ni apenas la existencia de un suplemento en base al colágeno asimilable.

Con un presupuesto inicial muy bajo dedicado a su difusión, pero con la convicción en sus resultados, en este corto tiempo COLNATUR ha pasado a ser un clásico en las oficinas de farmacia y en los establecimientos de dietética y ha generado una enorme cantidad de competidores, empresas del sector de la parafarmacia o dietética, que se vieron sorprendidos por el éxito en ventas de COLNATUR. ¿Cuál fue el secreto? La eficacia y seguridad del producto, así como la rigurosidad de los estudios aportados, vencieron la reticencia inicial de los profesionales, y el boca-oreja de los consumidores hizo el resto.

Con la toma diaria de COLNATUR, la reducción o total desaparición del dolor articular de desgaste (artrosis) se produce antes de finalizar los tres meses, la mejora en la piel entre los 3 y 6 meses y la reducción o estancamiento de la descalcificación ósea puede apreciarse comparando los valores de las densitometrías anuales (siempre que se hagan en la misma zona ósea y por los mismos equipos y profesionales, para que los resultados sean comparativos). Además, como ocurre con todo nutriente y como se advierte al consumidor, los beneficios del CH COLNATUR se mantienen únicamente mientras se toma el producto (lo cual puede hacerse de por vida porque, como alimento que es, carece de intolerancias y efectos adversos). Por eso, cuando el consumidor deja de tomarlo, a los 10-15 días el dolor regresa y esta relación causa-efecto, que es la base del método científico, es también directamente apreciada por el consumidor.

Sin embargo, esto no implica que las problemáticas de salud relacionadas con la pérdida de colágeno tisular queden erradicadas con la toma del producto. La toma diaria del CH COLNATUR sólo retrasa el proceso de pérdida o envejecimiento del colágeno tisular, pero con ello se gana 10-15 años de calidad de vida con referencia a los problemas que ocasiona y que, como hemos visto, son muchos y muy graves.

8 ¿Los estudios científicos que lo avalan son suficientes?

Actualmente se dispone de más de 80 estudios, realizados por equipos de investigación de diferentes países, la mayoría con placebo, doble ciego y control de significancia estadística (p<0,05) que sostienen los beneficios de la toma continuada de 10 gramos de un CH, como COLNATUR. Algunos tienen especial relevancia por haber utilizado “n” elevadas, como el estudio de COLNATUR sobre artrosis, realizado por un equipo multidisciplinar del Hospital del Mar y del IMIM (Instituto Municipal de Investigaciones Médicas) de Barcelona, estudio multicéntrico, con placebo y doble ciego, sobre 250 pacientes de gonartrosis grado Kellgren de I a III, publicado en la prestigiosa revista científica “International Journal of Food Sciences and Nutrition”.

El resumen de los estudios más relevantes y la bibliografía completa pueden consultarse en la sección dedicada a profesionales de la salud de la web COLNATUR (www.colnatur.com/profesionales), o bien enlazando con los siguientes links:
Estudios científicos
Bibliografía

Es importante señalar que estos estudios han puesto de relieve que el efecto del CH oral es dosis-dependiente y no se produce suficientemente a dosis inferiores a los 10 gramos/día recomendados. Aunque inicialmente pudiera parecer una dosis muy elevada respecto a las dosis habituales recomendadas para suplementos y fármacos, hemos de recordar que no estamos ante un micronutriente ni ante un fármaco, sino ante un macronutriente.

9 ¿Por qué la EFSA no ha aprobado una declaración de salud para el CH?

A pesar de los estudios aportados, la EFSA no aceptó la declaración genérica para el CH sobre el mantenimiento de las articulaciones porque los estudios sobre humanos se hicieron en personas que padecían dolor articular (artrosis) y no sobre personas sanas, a quienes van destinadas los alimentos con propiedades de salud (EFSA Journal 2011; 9(6) 2247. Apartado 2.2).

Huelga decir que para demostrar mejora en un estudio sobre personas sanas se requeriría una inversión tan elevada, en años y número de voluntarios, que su coste sería prácticamente inviable para la industria privada, especialmente para una PYME como Protein,S.A.

10 ¿Hace falta tomar un suplemento de CH o podría conseguirse suficiente colágeno asimilable a través de una alimentación variada?

Como todo nutriente, el colágeno asimilable puede obtenerse también de alimentos convencionales. Así, podría obtenerse de alimentos elaborados a partir de tejidos animales ricos en colágeno, que hayan sido sometidos a largas cocciones. Es el caso de los caldos naturales de carne (con huesos y cartílagos) o de pescado (con escamas y espinas), las manitas de cerdo, los callos o las gelatinas culinarias. Sin embargo, debido a que estos productos requieren largos tiempos de preparación o presentan un alto aporte calórico, así como a la creciente reducción del consumo de alimentos de origen animal, estos platos son cada vez menos habituales en nuestra dieta diaria.

En cambio COLNATUR es un CH puro, la forma más asimilable del colágeno. Se obtiene a partir de tejidos animales ricos en esta proteína (huesos y articulaciones de porcino) y se elabora mediante un proceso que garantiza ausencia de residuos, máxima seguridad alimentaria y facilidad en la toma de la cantidad eficaz (10 gramos). Por tanto, tomar COLNATUR es la manera más cómoda, rápida, barata (unos 60 céntimos al día) y segura de tomar colágeno asimilable.

11 ¿Cómo se obtiene el CH?

El CH se obtiene de tejidos animales ricos en esta proteína, como son las pieles, huesos o articulaciones de mamíferos (colágeno terrestre), o escamas y espinas de pescado (colágeno marino).

En el caso concreto de COLNATUR, se obtiene a partir de huesos y articulaciones de porcino, procedentes de las mismas salas de despiece donde se separa la carne que se destina al consumo humano. Estos huesos se recogen en forma totalmente higiénica y se trasladan en camiones refrigerados, bajo control sanitario y sin romper en ningún momento la red de frio, con los mismos controles y trato higiénico que recibe la carne. Una vez en planta, son sometidos a trituración, desgrasado con agua caliente a contracorriente, separación del colágeno óseo de las sales cálcicas del hueso (hidroxiapatito) en autoclave, hidrólisis enzimática, eliminación de las sales cálcicas, eliminación de sabores cárnicos e impurezas del caldo de CH (mediante columnas de adsorción) y secado final. Todo el proceso es automático y continuo, y está constantemente monitorizado y registrado por controles con PLC, para asegurar el control de calidad en línea mediante el sistema APCC (sistema de identificación de puntos críticos y de control). Este proceso ha sido homologado por la EFSA (Agencia Europea de la Seguridad alimentaria) (EFSA- Q- 2004 – 085), quien lo ha considerado de máxima seguridad.

El proceso de elaboración de COLNATUR, a diferencia del utilizado en los procesos habituales de obtención de gelatinas y colágenos, es equivalente al que se utiliza para preparar caldo natural casero pero a nivel industrial, utilizando grandes cantidades de materia prima. Así, también podríamos describir COLNATUR como un caldo natural, desgrasado y desaborizado, presentado en forma de polvo soluble. De hecho, la medicina popular utilizó desde muy antiguo los caldos de carne para combatir las “enfermedades reumáticas”, aunque en aquella época se desconocía que su principio activo era precisamente el CH. Lo mismo ocurre en las culturas asiáticas, especialmente la japonesa, donde la sopa de cartílago de tiburón (con un alto contenido en colágeno, al igual que el cartílago de todos los animales) se tomaba también para mantener la piel tersa.

12 ¿Por qué algunos profesionales sanitarios aún son reticentes a prescribir CH?

Los profesionales de la salud están más acostumbrados a prescribir medicamentos o fármacos que nutraceúticos (alimentos con propiedades de salud), por lo que algunos, pocos, aún son reacios a recomendarlos.

Sin embargo, hay muchas enfermedades, algunas muy graves, cuyo origen es un déficit alimentario. Recordemos a título de ejemplo, como la falta de vitamina C genera escorbuto, enfermedad muy grave que provoca la caída de cabello, afectación y sangrado de encías con caída de dientes, flebotrombosis secundarias, hemorragias intraarticulares,… y que puede llegar a ocasionar la muerte. A pesar de su gravedad, el escorbuto se combate fácilmente con la toma de vitamina C y se previene con la ingesta de cítricos u otros vegetales con un buen contenido de esta vitamina. De hecho, la vitamina C es un elemento imprescindible para la correcta síntesis de colágeno (posibilita la hidroxilación de la prolina y la lisina) y es su falta la que genera la degradación del colágeno tisular que, a su vez, origina la degradación de los tejidos colaginosos, causando los graves síntomas asociados al escorbuto.