Numerosos estudios científicos, llevados a cabo por equipos de investigación de diferentes países, han demostrado que tomar diariamente 10 gramos de un colágeno muy asimilable  (predigerido o hidrolizado) ayuda a nutrir y regenerar los tejidos de nuestro cuerpo cuya estructura está formada por colágeno, especialmente los de las articulaciones, huesos y piel.

Los estudios clínicos han probado también que contribuye a disminuir el dolor de las articulaciones originado por desgaste, la pérdida de densidad de los huesos y las arrugas de la piel (ver apartado “Estudios científicos”).

La composición del colágeno difiere de la de otras proteínas por su elevado contenido en los aminoácidos glicina y prolina, así como por contener las formas hidroxiladas de la prolina y la lisina, que sólo se encuentran en esta proteína. A pesar de que estos aminoácidos no se consideraban esenciales para la dieta humana, ya que un organismo joven y sano es capaz de generarlos, se ha visto que los efectos de las dietas bajas en colágeno pueden aparecer en épocas o situaciones de la vida en las que es más difícil mantener nuestro colágeno en buen estado.

Las mujeres desde la premenopausia, deportistas, personas de la tercera edad o con dietas bajas en proteína animal, personas con sobrepeso, con hábitos sedentarios o trabajos que comporten cargar pesos, son grupos de riesgo que deberían complementar su dieta con un colágeno muy asimilable.

El hombre, como especie, es un animal omnívoro y la carne es un elemento fundamental de su dieta. Hoy en día, los hábitos alimenticios de nuestra sociedad presentan algunas deficiencias provocadas por la combinación de diversos factores. Las prisas a la hora de cocinar y de comer, el temor a acumular sobrepeso o la dieta vegeteriana nos han llevado a una dieta pobre en colágeno. Aunque parte de esta carencia podría verse parcialmente compensada con un mayor consumo de carne o productos cárnicos, la ingestión excesiva de estos alimentos tampoco es aconsejable, especialmente en edades adultas o avanzadas.

Tomar diariamente 10 gramos de colágeno hidrolizado Colnatur ayuda a nutrir y regenerar los tejidos de nuestras articulaciones, huesos y piel, así como cartílagos, ligamentos, tendones y vasos sanguíneos. También refuerza uñas, dientes y pelo. En consecuencia, contribuye a atenuar los efectos del desgaste o del envejecimiento del colágeno en estos tejidos, reduciendo y retrasando la aparición del dolor articular, de la fragilización de los huesos y de las arrugas de la piel, sin que esto comporte ningún perjuicio para nuestra salud.

Colnatur es el único colágeno hidrolizado obtenido por procesos naturales (no químicos), cuyo efecto de salud ha sido comprobado mediante rigurosos estudios científicos.

Debido al creciente interés por los efectos benéficos de esta proteína, actualmente se están comercializando complementos alimenticios, especialmente los presentados en forma de comprimidos o cápsulas, cuyo contenido en colágeno es igual o inferior a 1 g. Sin embargo, la actividad del colágeno hidrolizado es dosis-dependiente, de manera que los estudios clínicos que han utilizado dosis inferiores a 7-10 gramos diarios no han mostrado ningún efecto a los 6 meses de tratamiento.

 
   
   
 

 

¿Qué beneficios aporta?